La bicicleta, instrumento para empoderar a la mujer: Bicionarias

 -  -  34198


Riesgo, temor, acoso callejero, exhibicionismo e inseguridad; son algunos de los obstáculos que a diario padecen las mujeres al frente de una bicicleta. Es por ello que sólo forman parte del 20% de ciclistas urbanos, aquellos que la han elegido como un medio de transporte cotidiano.  

Contribuir a reducir esta problemática mediante diversas acciones, es uno de los propósitos bajo los cuales nació en Toluca “Bicionarias, mujeres al manubrio”, un concepto que recién cumplió cinco años, con la visión (de ahí su nombre) de alentar la movilidad urbana no motorizada entre este sector de la sociedad, aunque también es incluyente con los hombres.

Otros de sus objetivos son recuperar espacios públicos, generar tejido social a partir de la convivencia mediante actividades como bicinema, bici pic-nics, visitas a museos, promoción del consumo responsable, pero además, alentar un marco normativo que apoye tales propósitos, en particular el de empoderar a las mujeres.

¿Solas contra el mundo?

¿Se puede empoderar a las mujeres mediante el uso de la bicicleta? Sí, afirma categórica Patricia Luna Delgado, coordinadora general y fundadora de Bicionarias, un grupo ciudadano. “Las hace sanas, libres e independientes. No obstante, para avanzar en este fin, hemos tenido que sensibilizar a diversos sectores relacionados con el tema: el transporte público, conductores, trabajadores de la construcción y a los propios ciclistas que también deben tener una conducta responsable”.

De formación Maestra en Calidad Ambiental y doctorante en Urbanismo, reconoce que durante su andar en ruedas, sufren acoso en diversas formas: silbidos, claxonazos, palabras; en casos extremos toqueteos y exhibicionismo, lo cual atribuye a la ausencia tanto de educación como de valores. “Por desgracia esta práctica está muy normalizada entre la sociedad, aun cuando atenta contra su dignidad humana y en lo particular contra su derecho a transitar libremente”.

Sobre las acciones llevadas a cabo para atender tal situación, hace referencia a una de ellas: Junto con el staff de Bicionarias integrado por cinco personas, hemos promovido la campaña “No es piropo, es acoso”; como parte de ella nos dimos a la tarea de generar empatía con trabajadores de la construcción. De entre las manifestaciones de acoso, todos admitieron al menos haber expresado piropos. Con base en nuestras experiencias de este tipo, les compartimos cómo nos hacen sentir, lo desagradable que nos resulta y lo que para sus madres, hermanas o hijas representaría padecerlo.

La de sensibilización no es una tarea fácil, ni de resultados inmediatos, admite; por ejemplo, no ha sido respaldada por los transportistas que siguen atentando contra la integridad física de los ciclistas en su afán de circular a toda velocidad para ganar pasajeros. Tampoco por la actual administración municipal de Toluca que no ha dado seguimiento a los avances que la agrupación logró en el gobierno anterior.

Pese a ello, expresa la satisfacción de haber observado el crecimiento personal de niñas y adultas una vez que toman el manubrio. “Una de nuestras actividades es la bici escuela para quien lo desee, sin importar su edad. Han llegado pequeñas de cuatro o cinco años temerosas, tímidas. Es revelador que cuando la dominan, su personalidad cambia; se muestran seguras, confiadas física y mentalmente. Lo mismo pasó con una pianista de 65 años que por temor a sufrir alguna fractura en las manos no había aprendido. A eso apostamos, a que se sientan libres e independientes mediante la bicicleta que es una herramienta noble para su empoderamiento a cualquier edad”.

La calle es de y para todos

Bicionarias no tiene un número definido de integrantes, pues los participantes varían según la programación. La rodada sabatina es la más importante, con paradas intermedias que incluyen actividades culturales, artísticas o deportivas. “Vamos a museos, presenciamos espectáculos, ya sea en Toluca o en Metepec; organizamos bicinema en espacios abiertos. Otras ocasiones visitamos negocios bici amigables, con el propósito de impulsar el consumo local y responsable”.

Los domingos organizan bici pic-nics en diferentes partes de la ciudad para recuperar espacios públicos, principalmente parques, además de afianzar lazos con amigos, familiares y la sociedad en general. “La bicicleta es un gran pegamento social con la comunidad”. Ese día, de 11 a 12 de la mañana promueven la bici escuela, donde enseñan a mujeres y a hombres de todas las edades que no han podido o querido manejarla.

 

Esta y otras actividades la realiza el staff de la agrupación, integrado además por Karla Pérez Cruz en el área de Planeación urbana; José Carmona De la Cruz, en Vinculación; Eloísa Pérez, en Redes Sociales y Antonio Pérez Cruz, en Educación, todos ellos con estudios universitarios. Esta última área ha impulsado la campaña permanente de educación vial “La calle es de todos y todas, respeta y comparte”, orientada a promover mejores prácticas por parte de la ciudadanía, sean ciclistas, peatones, automovilistas o transporte público.

Una ciudad más humana

Desde hace seis años la fundadora de Bicionarias empezó a utilizar la bicicleta como medio de transporte. “Ahora, cuando ocasionalmente debo usar el automóvil, me estreso por el tránsito”. Particularmente desde hace cinco años, ha notado cambios en la ciudad de Toluca, lo cual atribuye a ciertas acciones derivadas de políticas públicas, como el establecimiento de la vía recreativa que va de la avenida Villada esquina con Horacio Zúñiga, hasta el corredor de Colón y su punto final en la delegación de Capultitlán.

Los domingos esta vía es abierta a la ciudadanía para circular en bicicleta, patineta, patines, o a pie, con la familia o mascotas. Ya se están haciendo visibles estos espacios de transporte no motorizado; la ciudadanía los está ocupando; aunque sea sólo un día a la semana, representa la semilla que se siembra en la mente de la gente y poco a poco van floreciendo los frutos, pues en realidad sí contribuye a cambiar el concepto de ciudad, expresa.

A ello ha contribuido la peatonalización de calles en el centro, la señalización, las modificaciones al Bando Municipal que visibilizó al ciclista en la administración municipal pasada “contrario a la actual que no ha tenido la voluntad política para avanzar en este esfuerzo, lo que se hace evidente con la desaparición del Instituto Municipal de Planeación Urbana de Toluca (Implan)”.

Luna Delgado considera que otro de los pendientes que deben resolverse es impulsar la educación y sensibilización en la materia, mediante el cumplimiento de la legislación. “En las campañas de la agrupación hacemos énfasis en que el peatón es el más importante, el que tiene más derecho sobre la calle; sin embargo es el menos respetado y el más vulnerable. Por ello es importante que sean multados quienes no acaten el reglamento de tránsito y el bando municipal”.

En México, afirma, nadie respeta al otro porque no se hace cumplir la ley; la calle se convierte en una selva de asfalto donde todos anteponen sus prisas, sin respetar entre otros aspectos las cebras peatonales y en consecuencia tampoco a quienes se movilización por medios no motorizados.

No obstante, reconoce que en este esfuerzo la responsabilidad debe ser recíproca; de ahí que promuevan actitudes responsables entre los ciclistas, incluido no circular en sentido contrario o entre los automóviles. Poco a poco, confía, como sociedad y entre la sociedad, iremos construyendo una ciudad más humana.

 CDC
34 recommended
comments icon 0 comentarios
0 notes
198 vistas
bookmark icon

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *