Niños y terrenos agrícolas del Nevado de Toluca, “contaminados” con arsénico, plomo y cadmio

 -  -  21119


En la comunidad de La Peñuela, municipio de Zinacantepec, ubicada en la zona del Nevado de Toluca, no solo las tierras en las que se siembra papa están contaminada de arsénico, plomo, cadmio, aluminio, magnesio y hierro; los niños menores de siete años que hacen la cosecha reportan en su organismo cargas de plomo y arsénico debido al uso de agroquímicos.

Los niños tienen cargas de plomo de más de 10 miligramos por cada decilitro que significan una condición “severa a su salud”; también reportan más de 50 miligramos por decilitro de arsénico en su orina por “estar en íntimo contacto con los recursos” ya que recolectan la papa con manos y uñas e incorporan a su sistema digestivo los componentes de los agroquímicos.

Un estudio de Germán Martínez-Alva, Jerónimo Amado López-Arriaga y Omar Franco Mora, investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) en el Xinantécatl destacó que el uso de químicos en suelos agrícolas ha modificado las propiedades y textura de los terrenos por la carga de elementos potencialmente tóxicos como plomo y cadmio en particular. Se reportan cambios en el PH de la tierra por arsénico, plomo y cadmio, principalmente.

El hallazgo no solo es un problema para la salud del ambiente y de las personas ocupacionalmente expuestas y quienes viven en el Nevado de Toluca, sino también para quienes consumen los alimentos, sostuvo Germán Martínez-Alva.

La investigación, apoyada por el Conacyt y presentada en el Coloquio Estrategias de Desarrollo para el Estado de México organizado por la Facultad de Economía de la UAEM y El Colegio Mexiquense en días pasados, reveló que en la zona cultivable detectaron la presencia también aluminio, magnesio y hierro soluble, el cual se está “soltando” fácilmente en el medio ambiente del Nevado de Toluca que en octubre de 2013 cambió su categoría de parque nacional a Área de Conservación de Flora y Fauna tras un decreto presidencial.

Tierra de nadie

El investigador expuso en la Mesa “Políticas públicas para el desarrollo sustentable” que el suelo es uno de los recursos más impactado por actividades antropogénicas debido a la práctica de la agricultura intensiva y el abuso de los agroquímicos para aumentar la producción, lo cual es “usado como una estrategia casi internacional porque no se ve otra alternativa más que su uso”, y en donde el Nevado de Toluca no ha escapado a esta problemática.

Refirió que el poblado de La Peñuela – de 769 hectáreas de superficie- es una de las 54 localidades del municipio de Zinacantepec ubicado a 3 mil 140 msnm, en su límite inferior, y es una de las 23 comunidades que antes pertenecía a la zona del Nevado en donde “parece tierra de nadie tras el cambio que sufrió (por el decreto presidencial)”.

El sitio se caracteriza por suelos oscuros y ricos en nutrimentos pero la práctica de la agricultura intensiva, semi-intensiva y tradicional – ésta última, la menos-, donde la tendencia es convertir las parcelas a la estrategia intensiva, está usando “bombas” extraordinarias de agroquímicos que se han convertido en un peligro para la población”.

El sitio reporta otra problemática relacionada con sus cuerpos de agua que descienden del Nevado ya que la empresa Coca Cola “está entrando a sacar agua de la localidad, ya secaron dos pozos; entra clandestinamente pero los ejidatarios están impedidos para actuar contra ellos; entran por caminos clandestinos y la Secretaría del Medio Ambiente les ha dado permiso para abrirlos, entran por las noches a sacar agua y es un problema severo”.

Cambio de categoría

En octubre de 2013 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el cambio de estatus del Nevado de Toluca de Parque Nacional – que otorgó el presidente Lázaro Cárdenas en 1936 – por el de Área de protección de flora y fauna, que ocasionó que la zona de estricta protección de los recursos naturales se redujera a solo 4% de su territorio original.

La superficie total del Nevado es de más de 53 mil 590 hectáreas y su anterior condición prohibía cualquier tipo de explotación de los recursos; sin embargo, con el decreto presidencial, en 96% de su superficie son legales las actividades de remoción de especies forestales y el aprovechamiento extractivo de vida silvestre así como la ganadería, la agricultura, el turismo y la construcción y mantenimiento de infraestructura pública o privada.

En la nueva superficie el decreto permite el turismo sustentable, manejo forestal, actividades agrícolas y pecuarias así como la erradicación de especies de flora y fauna que sean perjudiciales.

El decreto dejó solo a mil 941 hectáreas en el rango de núcleo protegido en el que hay prohibición de contaminar suelo y cuerpos de agua, dañar la flora y fauna, extraer minerales o alterar ecosistemas, entre otros.

 

21 recommended
comments icon 0 comentarios
0 notes
119 vistas
bookmark icon

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *