Juez dicta 9 años de prisión a agresor del pequeño Owen

914


A más de tres años de haber sido detenido tras golpear y quemar con un encendedor al hijo de su pareja sentimental, de nombre Owen Yael Salazar de cinco años de edad, Rubén Díaz Alamilla fue condenado a 9 años de prisión por un juez del Distrito Judicial de Cuautitlán por el delito de lesiones.

El hombre, detenido en junio de 2014, también enfrentaba cargos por el delito de actos libidinosos que profirió al pequeño, por lo que hace unos días otro juez dictó una condena de 3 años y 4 meses de prisión por este delito.

El fiscal general de Justicia, Alejandro Gómez Sánchez recordó que el caso Owen fue emblemático porque representó una modificación al Código Penal para ajustar el tipo penal de violencia intrafamiliar, no solamente por los padres directos o las parejas sentimentales sino toda persona que estuviera en el núcleo familiar del niño o la niña lesionada o aquella que fuera la víctima, también sería probable responsable por la comisión de este delito.

El 16 de mayo de 2014, en un domicilio de la colonia El Parque de San Mateo, municipio de Cuautitlán México, el sentenciado golpeó al pequeño e incluso la quemó con un encendedor. Por sus lesiones fue trasladado a un hospital en Tlalnepantla, donde recibió atención médica y fue diagnosticado con maltrato familiar.

Por este hecho, fue iniciada la carpeta de investigación respectiva, y la entonces Procuraduría de Justicia emitió un acuerdo de recompensa de hasta de 250 mil pesos a quien aportara información útil para la localización de Díaz Alamilla quien fue detenido el 10 de junio de 2014, en la comunidad de San Miguel, municipio de Tequixquiac, donde se escondía para evadirse de la acción de la justicia.

Gómez Sánchez refirió que el sentenciado maltrataba “de forma deleznable” al menor y tras su  detención “logramos hacer un buen trabajo de litigación para lograr la vinculación a proceso” y que saliera condenado como ahora lo es por este delito.

El juez le fijó también una multa de 67 mil 290 pesos como reparación del daño.

Cabe mencionar que cuando el menor fue ingresado al hospital Regional del Tlalnepantla del Issemym llevaba lesiones en cara, tórax, abdomen, en la parte interna de los muslos, y quemaduras de lesiones viejas en una mano y una lesión en el intestino. Su tratamiento duró 13 días.

Desde ese 16 de mayo el pequeño Owen quedó bajo la custodia del DIF y su madre, Virginia Salazar, una agente de tránsito fue impedida para verlo y es detenida, encarcelada y procesada por omisión de cuidados.

A finales de mayo de ese año fue trasladado a las instalaciones de la Villa Hogar del Sistema DIF del Estado de México en donde permaneció hasta que su padre biológico obtuvo la custodia.

El caso cobró relevancia nacional e internacional al grado que extranjeros buscaron adoptarlo.

 

9 recomendaciones
comments icon 0 comentarios
0 notas
14 vistos
bookmark icon

Escribe un comentario...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *