La Feria del Alfeñique, tradición de varias generaciones

 -  -  24


Por Brenda Itzel Martínez Cruz y Armando Mejía Quevedo

En este espacio, los locatarios ofrecen a los visitantes un sinfín de dulces representativos, que cumplen el cometido de traer a la memoria las imágenes y los momentos que vivieron en compañía de los seres queridos que ya no están físicamente.

César López, la señora Clara, y Daniel Moreno, locatarios que participan en la ya tradicional Feria del Alfeñique, en la ciudad de Toluca, compartieron con el equipo de Contraportada, parte de su experiencia como artesanos de dulces típicos referentes a estas fechas.

César heredó desde hace 5 años un espacio en Los Portales, donde sus padres vendieron, durante más de tres décadas, calaveras, paletas de chocolate, dulces de leche y figuras de azúcar glas, entre otros productos.

Sus padres fueron los encargados de enseñarle lo necesario para que en el futuro continuara con la tradición familiar, y ahora él ha transmitido esos conocimientos a sus tres hijos, con la esperanza de que lo lleven a la práctica.

Para él, el dulce de azúcar es el que implica mayor trabajo en su elaboración: “Primero debe prepararse una mezcla (parecida a una masa), luego darle forma, y rellenar algunos moldes de barro. A continuación, dejar pasar algunos días para que el dulce pueda secarse y despegarse (sin que se deshaga); posteriormente se unen ambas partes para conformar el cuerpo de la figura, y, al final se espera de nuevo para que terminen de secarse y puedan ser decoradas con colores vistosos”.

Por su parte, la señora Clara recordó con gran emoción a su madre, quien fue una mujer “trabajadora y luchona que logró salir adelante cuando se quedó sola a cargo de todos sus hijos”. Relató que “cuando tenía cinco años, en uno de Los Portales se colocaban tres o cuatro vendedores de dulces, a quienes su madre se unió hace más de 50 años, de ahí que la considere una pionera entre los locatarios de la Feria”.

Actualmente, Clara elabora dulces de leche, de pepita, de macarrón, de cajeta o leche quemada, de nuez (mostachón) o de hueso de durazno, siendo los de dulce cubierto (piña, naranja o calabaza) los más difíciles de preparar.

Año con año esta Feria crece y se renueva (ahora son más de 80 locatarios); es por eso que se han creado dulces nuevos: manzanas cubiertas con chocolate o con chamoy; enjambres (cereal mezclado con chocolate), oblea con sabor a capuchino (rellena de miel con amaranto). También se han creado figuras de barro de gato o perro, a petición de los niños que recuerdan a sus mascotas, que se suman a las que representan las profesiones y los oficios tradicionales: maestros, mariachis, médicos, taqueros, odontólogos, etcétera.

En tanto, Daniel Moreno es originario del municipio de Calimaya, pero siendo muy pequeño se mudó junto con su familia a la ciudad de Toluca; en 2009 empezó a participar en la Feria del Alfeñique, representando a la familia Aguilar Nava, dedicada desde hace más de 60 años a la creación de dulces elaborados a base de chocolate, los cuales “decoramos de manera original, porque así llaman más la atención de los visitantes, pero sin duda, el dulce que más se vende, es el alfeñique (con forma de borrego, gallina, puerco o venado), que se prepara con azúcar glas, huevo y grenetina”.

Los locatarios que participan en la Feria piden que “los visitantes valoren sus productos hechos a mano, y que eviten regatear su costo”, puesto que, su trabajo merece ser remunerado como cualquier otro. Además, mencionaron que el Ayuntamiento, únicamente los ayuda otorgándoles un espacio en Los Portales, pero ellos deben pagar una renta, así como gastos de electricidad.

CDC
comments icon 0 comentarios
0 notes
24 vistas
bookmark icon

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *